Wednesday, June 28, 2017
Diario de Viajes

Francia

Last Updated on Tuesday, 16 October 2012 09:15

Destino Final: Tallinn, Estonia 2da Parte

BY: Pampa CATEGORIE: Francia


Despacito me empezaba a calar el frio de la madrugada, pero el cansancio aun me tenía con los ojos cerrados y sin ganas de salir de mi refugio. Mochila por almohada, escondido cuerpo completo dentro del saco y chaqueta encima de la cabeza para no dejar entrar correntadas de frio... así me desperté.. 5 o 15 minutos después, quien sabe? Decidí finalmente sacar la cabeza y ver que me esperaba... era neblina, espesa, de esa que se levanta con el sol, eran las seis y pico de la mañana.


Pase otros cinco minutos más sentando en la banca, tratando de poner ideas en mi cabeza, pero más que nada buscando fuerzas para levantarme y seguir adelante. Me encontraba muy cerca de Leipzig, por lo que mi salida de Alemania era inminente a menos que la mala fortuna hiciera su aparición. Eso me puso a pensar que debía aprovechar uno de los lujos que me daban las estaciones de servicio en Alemania...Una ducha. Ya limpito y bien despierto, marche hacia la salida de la  estación con mi cartelito de Berlín... el día anterior la técnica había funcionado de maravilla, así que por cábala no quería cambiar nada.



El sol y el trafico subían al mismo ritmo, y entre negativas, saludos de ánimo de los conductores, tuve los10 segundos más intensos de mi vida, o al menos de este viaje... a lo lejos divisaba un auto con placas de Estonia, el tiempo se detuvo, trate de dar la mejor sonrisa de mi vida, mostrar la mejor actitud y seguridad, de mover las manos para llamar su atención, trate de que cada poro de mi cuerpo emanara carisma... ni me vieron, el auto siguió de largo. Un tipo desde lejos medio se reía de mis des fortunios, sentando en su camión llevaba un rato viéndome, al parecer no había nada mejor que hacer mientras esperaba poder reanudar su viaje (para el que no lo sepa, los conductores de tráileres en Europa solo pueden manejar un cierto número de horas por día, y además necesitan hacer un mínimo de paradas).

Escuche el encendido de un motor, era el chavo del tráiler. Puede que después de tantos días en la carretera con la misma rutina se desarrolla algún tipo de sexto sentido; Este me lleva me dije a mí mismo y así fue... voy a Berlín me dijo en ingles, asenté con la cabeza y me subí. Mi nuevo amigo era Polaco, llevaba más de dos semanas en la carretera viajando, y tenía Berlín como último destino. Tipo bonachón sin duda, no tardo en ofrecerme cigarros y comida, disculpándose inmediatamente por la falta de variedad ya que el viaje se terminaba pronto y no tenía mucho que ofrecer. Nos fuimos platicando un buen rato, yo contando mi historia, el hacía lo mismo. Me contaba de lo difícil y solo que se siente a veces en la ruta, pero que mientras no consiguiera otro trabajo tenía que seguir en lo mismo. Tengo una idea me dijo, y agarro el radio y empezó a hablar en Polaco, a lo que yo obviamente no entendía ni papa como decimos en mi tierra.  "Turisten... Estonia" llegaba a escuchar y entender, me estaba buscando otra persona que fuera hasta Estonia; Hablaba y hablaba… por momentos giraba su cabeza, no encuentro a nadie me decía, lo siento. Al poco tiempo me dio la buena noticia, me había encontrado un aventón de Berlín a Poznan (Polonia). Sin duda era un adelanto, y yo pura felicidad.

Antes de bajar me explico en el mapa donde me dejarían, y ofreció además que si la buena suerte no me acompañaba, pasar por mí en ese preciso lugar después de dejar su cargamento, tomar su carro y volver a casa. El vivía en Varsovia, así que le quedaba en el camino. El segundo jalón hacia Poznan fue tranquilo, el idioma era barrera, simplemente me dedique a aceptarle los cigarros que me ofrecía, y sonreír de gratitud por el favor que me hacía.

Finalmente cambiaba las autopistas por las carreteras de dos carriles que me daban la flexibilidad de pedir jalón en cualquier lado. El tráfico era fluido y no paso mucho tiempo antes de que pudiera continuar mi camino. Gracias a Dios diría mi mama, el tercer enviado fue un cura católico.

Radicado en Alemania pero de origen polaco, se dirigía a visitar a su hermano. De nuevo los actos protocolarios correspondientes y a contar mi historia nuevamente. Me di cuenta que tenía un radio de alta frecuencia, por lo que sugerí lo que había funcionado horas antes, y el sin dudarlo empezó a contactar otras personas que fueran en dirección a Estonia.. "Turisten" "Estonia" eran

nuevamente las únicas palabras que entendía. No hubo suerte, pasaban los minutos y los carteles que anunciaban Varsovia cada vez mas cerca y aun ninguna respuesta positiva

A escasos kilómetros de tener que bajar... BOOM! Milagro! Un tráiler dirección a Bialistok y que me colocaría muy cerca de la frontera norte de Polonia. Di las gracias al cura, a Dios como buen

cristiano y me subí a mi último jalón del día.

El cansancio se apodero de mi, las barreras idiomáticas se hacían presentes nuevamente, y ante las palabras e invitaciones con lenguaje corporal del piloto que me invitaban a dormir, caí rápidamente en brazos de Morfeo. Me desperté cuando ya estábamos cerca de Bialistok, minutos después, el tráiler entro a una gasolinera, y yo entendía sin lugar a duda que otro día había terminado, era el día séptimo de la travesía desde Estocolmo, el segundo desde que había salido de Zúrich.

Me levante nuevamente con el frio de la mañana y los primeros rayos de sol, me encontraba cansado física y mentalmente, pero sabía que estaba cerca y que con un poco de suerte podría llegar a Tallin ese mismo día. Di unos pasos para salir a la carretera, y me di cuenta que había un Tráiler con placas Lituanas parqueado, me apresure a buscar marcador y papel para trazar LT (Lituania). Espere 5 minutos, y el conductor volvía, me vio desde lejos y tomo su decisión en el momento, me hizo señas con las manos para que me acercara, y con la mochila medio abierta corrí hacia él.

Me llevaba hasta la frontera, unos 200 Km adelante. Empecé emocionado, pero mis esperanzas de llegar a Tallin ese mismo día se desvanecían con el pasar de las horas, olvidaba que aunque no estaba tan lejos, en este tipo de carreteras las distancias toman más tiempo, se maneja despacio, además que mi amigo por ley tenía que detenerse cada cierto tiempo. Me tranquilice y decidí disfrutar lo poco que me quedaba. Llegamos alrededor de medio día a la frontera estaciono en un parqueo donde se encontraban más de 20 tráileres. Sin preguntarle me ofreció su ayuda para tratar de buscar alguien que fuera en mi dirección, pero antes me “obligo” a que lo acompañara a comer un platillo típico Lituano llamado Cepelinai (Papa rellena de carne molida con queso) y una cerveza, local también por supuesto. Que más le podía  pedir yo a la vida? Una buena comida, una buena charla, casi se me había olvidado por un momento que el camino es más importante que el destino.

Al final no tuvimos suerte, nadie iba en dirección a Tallin, pero no me pudo importar menos... barriga llena corazón contento dicen por ahí. Salí a la carretera, y apunte el dedo  hacia arriba, casi 4 horas después me encontraba en Kaunas, no había logrado avanzar mucho. Ya empezaba a acercarse la noche, y las enseñanzas de mi amigo Julio me susurraban en el oído, hay que buscar un buen rinconcito para dormir, cartón para aislar el frio y la humedad, en fin… seguía extrañando al boludo.

Pero rápidamente cambie de opinión, tenía que moverme, recordé que en Lituania no tienen el Euro, única moneda que me acompañaba. Insistí, hable con un algunas de personas, cambiaba por mi cartel cuando me aburría, hasta que al fin, un joven de veintitantos años se detuvo, y ofreció llevarme muy cerca de la frontera Letona.

Cansado de repetir la misma historia varias veces al día por más de una semana, mi historia cada vez era más resumida, pero la energía y curiosidad del muchacho me hicieron contarla detalladamente, lo que el gratifico contándome la suya de la misma manera. Casado a temprana edad, con dos hijos y esposa, empezó a trabajar en una distribuidora de productos. Era mi día de suerte, el usualmente se encargaba solamente de organizar los envíos de la empresa, pero uno de los conductores estaba enfermo, por lo que él se decidió  manejar el pequeño camión distribuidor ese día... me recordé del cura, y pensé.. Gracias a Dios. Hasta más religioso me había vuelto en los últimos días.

Joven emprendedor, al mismo tiempo manejaba con su esposa un negocio propio, distribuían Te Orgánico por el Báltico. Con entusiasmo llego a ofrecerme llevar el te hasta Guatemala en donde

yo podría ser el distribuidor y de esa forma hacer negocios juntos... yo sonreí ante la propuesta, tenía una hora de conocerme y ya me quería hacer su socio. Ven a casa a dormir, ya es tarde... conoce a mi esposa e hijos y sigue por la mañana. No tenía que pensarlo y volví a sonreír mientras aceptaba. Antes de llegar a su casa, hicimos una parada, era la colina de las cruces. Una pequeña colina donde miles de feligreses cristianos llegan a colocar cruces de diferentes tamaños, pidiendo por un milagro o agradeciendo uno. A mí no me quedaba más que agradecer en este lugar por toda esa gente bondadosa que me había encontrado en el viaje.

El como buen esposo y hombre inteligente había llamado a la esposa para advertirle de mi llegada, ella buena esposa y ama de casa me recibió. El hijo de 6 años me miraba con curiosidad, mientras la nena un poco mas joven, tímida se escondía detrás de la mama. Aun me quedaban unos recuerditos de Guatemala y empecé a repartirlos en forma de agradecimiento por su hospitalidad. Aun se acariciaba cierta brisa de verano sugiriendo sentarnos afuera. Abrimos unas cervezas y me ofrecieron también comida. Alrededor de 3 horas, Charlando, riendo, contando historias, y para culminar... una cama y un techo. Felicidad!

Nos levantamos, comimos rápidamente mientras los nenes aun dormían, con un beso grande el se despedía de su señora, mientras yo lo hacia  un apretón de manos (nunca he sabido si arriesgarme por el beso y abrazo acá en Europa) y agradecimiento de por vida. Me llevo hasta la salida del pueblo a solo 20 Km de Letonia.

La ansiedad me dominaba, después de la tranquilidad de una cama, una casa, la carretera se empezaba a ver Infinita, y yo, perdido como en el limbo. Un par de horas otra vez, dos aventones y yo simplemente había avanzado los 20 Km hasta la frontera. Llego otro pequeño golpe de suerte, una familia que iba al aeropuerto en Riga (Capital de Letonia) a recoger a su hija que regresaba de un Viaje.

 Sin poder comunicarme con ellos por el idioma tuve mucho tiempo para pensar, en mi cabeza manejaba números, la hora de llegada a Riga, los Kilómetros que aun faltaban, el Deja vu de nuestro intento fallido con Julio de llegar al Día de San Juan en Estonia, haciendo exactamente la misma ruta,  en fin, tome una decisión… Me tomo un bus hasta Tallinn me dije, utilizaría los 20 euros que me habían dando en Alemania, parecía la forma correcta de gastarlos además. Eran 9 días en la ruta, era tiempo de llegar, a mi nuevo trabajo, a mi nueva vida. Al final me consolaba pensando en esos 20 euros que el buen samaritano me había dado en Alemania, esta será una forma dulce y correcta de gastarlos.

9 dias, 4 mil Km, la familia chilena, los ecuatorianos, los gitanos, la abuelita alemana, el ocupa suizo, Willian, adios a Julio, el porsche, el buen samaritano, los trailers, las cervezas, el cura, las familia lituana, las historias, la aventura....ahora era Tallinn, el Ronald, los nuevos amigos, mi hogar.




 
Diario de Viajes

Argentina

Last Updated on Wednesday, 25 April 2012 00:54

Me toca...

BY: Julio CATEGORIE: Argentina

Hace un poco de frío y no para de llover hace casi una semana... Es loco ver que el cuerpo, aunque uno no lo sienta, aunque uno no sea consciente, aunque no nos prestemos nada de atención... es loco darse cuenta que los cambios climáticos, y la presencia, o ausencia, de los astros que más vemos, Sol y Luna, nos toquen, adentro, nos cambie, nos motive o depriman... Hacía casi seis años que no pasaba un otoño en Argentina, esta vez en San Miguel de Tucumán y me toca, adentro... Pampa anda por Estonia, en Tallin, y fue no sólo su primer año lejos de Guatemala, lejísimos, sino que la primera vez en su vida que vivió un otoño en el Báltico, donde el Sol no está durante un largo periódo, o está poquísimo y también le tocó... adentro.  Y ahora ya en primavera, todo pasó al opuesto, las noches cada vez se van haciendo más cortas.

Pasó mucho tiempo desde que él llegó a Tallin y yo a Francia, a Lille, luego a Buenos Aires Capital, luego a Córdoba y me instalara momentáneamente en San Miguel de Tucumán, en Barrio Villa Alem, barrio de verdad; y mientras miro el canal Viajar, de la tv nacional, y veo paisajes y escucho sonidos que reconozco al vuelo, siento que el otoño está afuera, fresquito y húmedo y me toca... adentro... decirles.  Me toca decirles Gracias! Muchísimas Gracias por hacerme cumplir algo que fué una fantasía, un sueño... una vida, una aventura en mi mente en la niñez.

Muchas Gracias! 

 
Diario de Viajes

Estonia

Last Updated on Friday, 25 November 2011 22:47

Destino Final: Tallinn, Estonia 1ra Parte

BY: Pampa CATEGORIE: Estonia

Ya han pasado casi 4 meses desde esa ultima aventura, 9 dias seguidos en la carretera, cagandome de frio durmiendo bajo las estrellas, la eterna espera por un buen samaritano, las frustaciones, el cansancio... y aunque suene terrible, lo extraño, a mi amigo Julio, nuestras carcajadas y discusiones, la incertidumbre que te deparan las proximas horas, las agradables sorpresas cuando lo das todo por perdido, la llegada a un destino... Ahora aunque feliz, en una aventura diferente ya sea por el frió o la rutina, no puedo evitar sentir un poco de nostalgia y deseos de revivir esos últimos dias con esta historia que les voy a compartir.

Sono el despertardor en la casa de William a eso de las 8 am aunque yo ya estaba con un ojo abierto, posiblemente por la ansiedad de seguir la ruta solito despues de mas de 12 mil kms recorridos durante los ultimos dos años en la compañia de Julio y amigos. Aunque mi cuerpo cansado y el corazon me pedian quedarme un par de dias mas con mis amigos, la realidad era que no podía ya que un trabajo me esperaba tan pronto llegara a Tallinn, mi destino final.

Cuando pienso en esa mañana siento que sub-consientemente  trate de alargar la despedida, me puse a descargar material que iba a dejar con Julio, termine de empacar mi mochila, me tome todo el tiempo del mundo para hacerme un desayuno, cuando Julio despertó inclusive nos pusimos a platicar largo rato...pero finalmente el momento llego y con un gran abrazo y palabras de animo de mi amigo enfile hacia la estacion del metro en busca de mi primer jalon. Llegar a la estacion me tomo un poco mas de 30 minutos, y al ver  el reloj me di cuenta que habia cometido ya mi primer error, y es que despues de tantos dias en la carretera y varios paises recorridos no habia caido en cuenta que nos encontrabamos en una zona de tiempo diferente, por lo que me econtraba atrasado una hora mas en mis planes.

Al llegar a la estación central donde tenia que tomar un tren mas, ya extrañaba a Julio y su sentido de orientación. Lo que con el me hubiera tomado 5 minutos, a mi solo me tomo mas de 30 corriendo entre plataforma y plataforma por nunca poder llegar a tiempo. Finalmente estaba en el tren, y pensé que pronto estaria con el brazo extendido y el pulgar hacia arriba, aunque tendría que pasar 1 hora mas caminando hasta llegar al punto exacto donde iniciaría mi viaje de Autostop.

El reloj acariciaba las 2 de la tarde en punto, y yo sacaba mis utensilios de trabajo... con marcador en mano y papel trazaba mi primer destino que esperaba me pusiera en la direccion correcta hacia Alemania: Winterthur. Casi inmediato, el primer auto se detenia, una pareja que no iba muy lejos pero que ofrecian ponerme en una gasolinera grande en la direccion deseada, asi que no dude. No nos dio mucho tiempo de hablar, pero les conte un poco de mi, de donde venia y hacia donde iba, no se lo podian creer, un chico de Guatemala que iba hasta Estonia. Al bajar me tomo solo unos segundos caer en cuenta que no era la primera vez que me encontraba ahi, ya que hacia casi un año que con el mismo Julio y nuestra amiga Inga, hacíamos un cartel a unos pasos de donde baje que decia OCKTOBERFEST. Pero esa historia ya la saben, asi que mejor continuo con esta sin desviarme mucho del tema.


Despues de sonreir un rato recordando momentos lindos con los chicos en ese lugar, hice un nuevo cartel con destino Alemania. Me pare con energia y confiando, nuevamente estire el brazo y levante el dedo y espere...espere... espere.... nada... la Gasolinera estaba con poco movimiento, y fue ahi cuando recorde que era un feriado nacional en Suiza. Sin Julio, la espera era mas aburrida, no tenia con quien platicar, discutir nuevas estrategias, con quien burlarme de las situacion para animarme un poco. William me habia regalado comida, asi que por ratos comia para entretenerme, saltaba, silbaba, pero las horas seguian pasando y yo seguia en el mismo lugar.  Cuando ya me empezaba a rondar la idea en la cabeza de volverme a Zurich, dormir en una cama, ver a los chicos, tomarme una cerveza con ellos paro un señor, me dijo que me podia dejar solamente en la frontera, y arrancamos, eran pasadas las 5 de la tarde.

Austriaco, tipo  de esos grandotes, simpaticos y amables que te hacen recordar a tu abuelo con bebida energizante en mano me contaba que el fin de semana habia sido la boda de su hijo, que estaba cansado y que la platica le hacia bien para no quedarse dormido, me conto que su muchacho se caso con una chica de Finlandia, y que estaba en suiza porque había dejado algunos invitados de la boda en el areopuerto. En alguna parte del camino le llamo su esposa, preocupada porque aun no habia llegado, el le conto que estaba en camino y que habia recogido a un muchacho de Guatemala, ella le dijo que tuviera cuidado... yo le dije que no se preocupara porque soy buen muchacho.

Cruzamos la frontera con Austria, y unos metros adelante yo me baje, me encontraba en una zona trifronteriza que une a este pais con Suiza y Alemania. Hice mi nuevo cartel, esta vez decia Munich con la esperanza de que el trafico que circulaba por la zona fuera a esta gran ciudad del sur de Alemania. Ya no podia volver atras, asi que era moverme hacia adelante o buscar un lugar donde dormir. A los 15 minutos ya paraba el primer automovil, una chica lindisima, rubia, belga, simpatica y con todas las ganas de ayudarme... pero para mi suerte, no iba mas que unos 10 kms adelante, por lo que con todo el dolor de mi corazon le tuve que decir que mejor me quedaba, ya que me instinto me decia que el lugar donde estaba era un buen punto, frontera, con trafico lento y mucho espacio para detenerse. Durante el trayecto a la frontera había notado algo interesante, automóviles ferrari, unos cuantos porsches y uno que otro carro deportivo camino a Alemania donde no existen limites de velocidad en la autopistas y los dueños pueden poner finalmente a prueba la velocidad de estas bellezas. Ya lo habiamos platicado con Julio, imaginate deciamos... que bueno seria que nos dieran jalon en uno de estos carros??? y bueno, la suerte me cambio alrededor de las 7pm cuando un hermoso porsche amarillo paso a la par mia, freno uno metros adelante y retrocedio. Im going north of Munich me dijo.... no me lo podia creer.

Estaba emocionado por supuesto, no solo porque era uno de esos sueños que tenia de viajar a jalon en uno de estos autos, si no tambien por el hecho de que me iban a dar un jalón de casi 300kms. Espero que no te de miedo me dijo, porque vamos a llegar a 270 kmp/h en algunos momentos... me sonrei, no hay problema le dije, a fondo con el acelerador que llevo prisa. Hombre de negocios, aleman de nacimiento pero viviendo ya en suiza algunos años me contaba como en Alemania nunca hubiera podido costear su juguetito, y que le encantaba viajar a Alemania donde lo podía poner a prueba, ya que en suiza el limite de velocidad es 110 kms/h y las multas gigantescas con la posibilidad de perder la licencia si se pasa de ese limite. Cuando nos acercábamos al lugar de su destino, me pregunto si me importaba que paráramos a comer, ya que tenia hambre y le gustaría invitarme también... que creen que le dije??


Apreton de manos, y me baje en una nueva gasolinera, una mas para la colección.... inyectado de adrenalina por ese ultimo viaje no quería parar aunque ya eran casi las 10 de la noche y nunca antes con Julio habíamos logrado conseguir un jalón tan tarde. Me coloque entre las bombas de gasolina y la puerta de la tienda de conveniencia para ver mis opciones y aliste mi mapa para hablar con las personas. Note que habia un auto con las placas de Leipzig, ciudad al norte de Alemania que que estaba en mi camino y para la ya tenia un cartel que habia terminado segundos antes. Cuando el piloto del automovil se subio, afile mi sonrisa y levante el cartel, un minuto despues me encontraba subiendo mi mochila para el ultimo jalon del dia direccion a Leipzig, 300kms mas cerca de Tallinn.

Fue uno de esos dias que empezo mal, pero que se puso mejor y mejor con el paso de las horas... y es que cuando yo creía que no podia mejorar el jalón que tuve con el señor del porsche, me topo con este otro, tipo grande y bonachón, que aunque solo hablaba alemán, me tenia paciencia y trataba de comunicarse conmigo. En nuestra conversación basica, logre comunicarle que amaba la cerveza alemana, a lo que no dudo y en la proxima gasolinera paro para comprarme 4, ademas, insistio en comprarme comida la cual acepte para no ofenderlo, aunque realmente ya estaba lleno. Y así fuimos 300 kms y un poco mas de 3 horas platicando.... entendi que el venia de trabajar e iba a casa, que al día siguiente tenia que levantarse temprano porque su hijo estaba de vacaciones y tenia planeado llevarlo de viaje, hablamos de Guatemala y de mi viaje, puso un poco de musica de Rammstein, y yo, cerveza tras cerveza me relajaba aun mas y agradecia el lindo dia y las maravillosas personas con las que me habia cruzado en el camino.

Fue asi como llegamos cerca de Leipzig y un apreton de manos no basto, nos dimos un gran abrazo y cuando me alistaba a tomar mi mochila me extendió la mano con un billete de 20 euros diciéndome buena suerte y buen viaje. Eran las 2 am, estaba cansado, medio borracho, por lo que decidí que era tiempo de descansar.... busque el mejor rinconcito que fue sobre una banca de metal, saque mi saco de dormir, use mi mochila de almohada y me fui a dormir... aun faltaban 1500 kms por recorrer.

 
Diario de Viajes

Francia

Sólo sos vos...

BY: Julio CATEGORIE: Francia

Estamos viajando, en nuestro día a día como muchos de ustedes y para unos esto será ver la computadora, las personas, los libros, los billetes ajenos, las piedras, el cielo, los autos, las mochilas, los tickets de bus, la bicicleta, el sudor de la espalda del que está adelante, el horno, las tasas de café, los mismo viejitos de siempre, las heridas, los kilos de fruta amontonados, las gentes nadando en la playa, las gargantas infectadas, los 2x1, las miles referencias bibliográficas, nuestras frustraciones, nuestras pasiones, nuestras vidas... estamos viajando y siempre hay una mochila en nuestras espaldas, a veces son cruz, otras, alas... pero todos llevamos algo a cuestas, para bien o para mal...

Saludos compañeros de mundo, este mundo de crisis, de guerras, de 2012, de manzanitas, cherrys y basura en las calles, este mundo, donde hay muchos mundos posibles, pero toditos en este, el tuyo y el mio.

Vivilo a tu antojo y poné y sacá de tu mochila lo que se te de la gana, porque el que gana o pierde, sólo sos vos.

 

 
Diario de Viajes

Suecia, Estocolmo

Dos hojas en el mismo viento, el último viaje juntos...

BY: Julio CATEGORIE: Suecia, Estocolmo

Cuando planteamos el viaje de Estocolmo, dejando atrás a nuestro amigo Esteban e irnos a Zurich, buscando encontrarnos con nuestro amigo William, la idea, o por lo menos nuestras especulaciones eran que pasaríamos tres dias en la ruta, que nos quedaríamos alguna noche en Copenahue quizás, otra quizás en Hamburg y finalmente Pampa podría descansar dos días en Suiza antes de su maratónica tarea de llegar desde este país a Estonia, sí sí Estonia una vez más, como 2.300 kilómetros.  Salimos de Estocolmo tomando un bus, desde el mismo centro, hacia el Sur, el bus gratis y con wifi gratis también, nos llevaba a un gran shoping llamado Ikea, comimos unas salchichas baratas y nos cruzamos un pequeño túnel para llegar a la gasolinera que nos daría el puntapié inicial.  Al llegar vimos otros tres chicos en la salida, dos chicas y un hombre, luego llegó una pareja, éramos 7 personas... obviamente, como siempre, el resto se fue antes y tuvimos tres horas para poder salir de ahi, y solamente nos llevaron a unos pocos kilómetros, donde luego nos recogieron unos flacos jóvenes, buena onda, y nos dejaron en otra gasolinera más en el campo que prometía, pero estuvimos otras 3 horas ahí sin movernos hasta que nos decidimos por caminar hasta la salida de la colectora que entra a la autopista que iba directo al Sur... un largo rato pasamos ahi, había un poste con una señal de tránsito, con diferentes escrituras de otros que como nosotros se habían apostado ahí a buscar suerte, así que el lugar era el correcto.  Había hormiguitas voladoras que salían en miles y miles desde el piso, desde la tierra que estaba al lado de la carretera cada vez que pasaba un camión y movía todo el piso, a esto le seguía un olor a podrido terrible, algo que nos hizo pensar en varias cuestiones científicas y hasta creer que había algún autoestopero enterrado por ahí.  Finalmente paró un audio hermoso, blanco, último modelo, una señora conducía, había un jovencito adelante y un señor atrás con una caja sobre el otro asiento, imaginé que nos dirían algo, pero una vez Pampa le habló y me gritó "traé las mochilas", la familia preguntó, "hablan español?"... eran chilenos.  Se acomodaron, nos apretujamos todos y empezamos a movernos.  Fue un viaje super agradable lleno de anéctodas, chistes y refexiones.  Ellos venían de vacaciones familiares, habían pasado, nos habían visto, la madre, señora Rosa Torres, había comentado al resto de la familia si nos llevaban, pero entre esa charla se les paso la salida y tuvieron que volver hacia atrás, dar otra gran vuelta y volver hacia la salida a la carretera que estábamos nosotros y ahí nos recogieron.  Nos ofrecieron un café en su casa en Linkoping, aceptamos, pero el cafecito se transformó en almuerzo.  Nos ofrecieron quedarnos a dormir, pero nosotros queríamos ver si podíamos adelantar el viaje, habíamos logrado movernos solo 200 kilómetros... así que les pedimos a Carlos que nos llevara hacia la ruta, y nos pusimos de acuerdo que volvería en dos horas para ver si habíamos tenido suerte.  Esa noche miramos una película en casa de esta encantadora familia y dormimos muy cómodos.  El día siguiente lo encaramos con muchas energías, pero estábamos devastados a las 4 horas de ver que nada pasaba, las discusiones, los cuestionamientos crecían y decidimos movernos desde la gasolinera donde estábamos hasta otra, donde usamos el poco tiempo de batería que tenía la computadora de Pampa para ver opciones extras para salir, una vez apagada la computadora nos pusimos en la salida de la estación de servicio y a los 3 minutos paró un señor... nos llevó unos 60 kilómetros y nos regaló 24 latas de una bebida Cola super famosa... que la usamos para calmar hambre, ansiedad y levantar los bajones anímicos.  Volverían a pasar 3 ó 4 horas antes de salir de ahi, caminamos incluso hasta la entrada a la carretera, porque en esa gasolinera había autos que iban en todas direcciones, así que optamos por ir directamente a la subida a la autopista que iba directo al sur otra vez.  Ya caía la tarde, hablábamos tranquilamente con Pampa cuando le digo vamos a buscar un lugar donde dormir? y el me dijo que no, que esperemos un ratito, bue... esperamos.  Diez minutos después nos subíamos con un muchacho para recorrer 400 kilómetros hacia Helsingor, nos dejó frente a un Mc Donnals, donde aprovechamos el internet gratis para ver la ruta del dia siguiente, optamos por no ir hacia Malmo, que era nuestra idea primaria y sí irnos caminando, al otro día claro, 6 kilmómetros hacia el puerto e intertar ahi que nos crucen, a todo esto eran como las 11 pm, noche y el frío crecía.  Buscamos un lugar donde dormir, nos apostamos bajo unos arbustos, donde pasamos una noche con frío, rocío o serenos y pesadillas.  Al otro día una vez llegamos al puerto, nos pusimos otra vez en nuestra afanosa tarea de suplicar ayuda, pasada unas horas frenún un auto blanco, algo viejito, de estos familiares... desde adentro se escuchó, "a donde van?".  Este compadre ecuatoriano, su sobrino y amigo estaban dando una vuelta por Estocolmo, Dinamarca, Holanda para terminar en España, eso en dos días, o menos creo, una locura... Acomodoron las cosas, las mochilas, subieron los asientos y ahí nos montamos en el auto, subimos al ferry y 20 minutos despues estábamos en Dinamarca, donde decidieron pasar con el carro, dar unas vueltas y sacar unas fotos, de ahi a Alemania, otra vez ferry, y a darle duro y duro por las carreteras.  No pagamos ni un centavo de los ferry, espectacular.  Bajamos en una de estas paradas de ruta a comer y nos regalaron unas hamburguesas.  Eramos 5 hombres juntos, asì que la pasamos super bien, gritando, hablando, haciendo chistes, mirando las chicas de los autos que pasaban cerca nuestro, porque claro, en Alemania hay siempre arreglos de carreteras y el tránsito más de una vez se pone super lento y a veces vas a 10 kilmómetros por hora por varios minutos.  La misión de estos amigos era jodida, mucho viaje, dormir muy poco, inclusive tuvimos que parar en algún momento porque el conductor ya se dormía, asì que nos tiramos a dormir una siesta en un parking de ruta.  Finalmente nos despedimos entre abrazos y promesas en una gasolinera pasando Hamburgo.  Terminamos durmiendo ahi también.  Detrás de los tachos de basura, a unos cuántos metros había un gran árbol que tapaba la luz de los faroles, y a su costado un bosque.  Sacamos de la sección "cartones" unos cuántos para armar entre el césped y nosotros una capa que nos proteja del frío y una vez que me puse los dos pantalones, las tres camisetas, las dos chaquetas, el gorro, los dos pares de calcetines e ibamos a tirarnos pasó uno de estos roedores... conejillos de indias, o coballos, gordito y pegamos un salto y exclamaciones que distaron mucho de la imagen de hombre recios y aventureros que teníamos hasta entonces, nos reímos mucho de eso, más todavía cuando al dormir Pampa pegó otro salto porque dice que este roedor amigo se le quiso sentar en los pies, que lo sintó pasar por ahi y lo termió pateando.  Ese próximo día, vayan contando cuántos van... fue otro calvario, nadie, nadie, ir a la salida de la gasolinera... volver... Pampa hablado con la gente... nada, nada, nada, todos "no".  Por lo menos teníamos un mapa que nos habían dejado dos chicos que la noche anterior, antes de dormir, habían estado ahi parados, bueno era la tarde no la noche todavía, ellos estaban vestidos con un traje típico de los carpinteros de la zona, habían estudiado tres años el oficio y ahora debían viajar otros tres años por ahi... no se... el Mundo sin acercarse a un radio x de Hamburgo, el mapa tenía trazado un perfecto círculo, seguramente realizado con un compás el círculo; ellos no debían entrar en las localidades que abarcaba el círculo en tres años! y claro, se iban donde los llevasen y al llegar buscaban como sustentarse con su oficio la comida y el hogar... así que cualquier destino para ellos estaba bien!, loquísimo.  Aunque cualquier destino les venía bien, algo que les facilitaba mucho el que los lleven, yo me puse de la cabeza cuando los llevaron a los 10 minutos de haber llegado, no por desearles mala suerte a ellos, nunca siento bronca hacia los otros autoestoperos realmente, solo que puta... no podía creer la mala suerte que teníamos, y eso era solo el comienzo encima.  Finalmente de esta gasolinera salimos porque se me acercó un gitano, rumano, su auto familiar iba lleno, me mostró un papel donde tenía escritos destinos, llamé a Pampa y nos pusimos a ver el mapa y bueno, decidimos que nos subíamos igual, en la parte de atrás se metió una señora con su hijo, nosotros íbamos con la abuela en los del auto y le voy a dar la mano para agradecerle, "no no" me dice y me hace un gesto con la mano que todo el mundo entendería, quería dinero.  Habí asientos de atrás, super apretados, los señores adelante... nos llevaron 200 kilmómetros a 90 kilómetros por hora... al bajarnos, sacamos las mochias entablamos una discusión con el señor, su hijo, imaginamos que la otra era su hija o esposa del hijo, la abuela... los dientes de oro brillaban de bronca en ellos, quería plata, papieren, teléfono, algo de valor, no podían entender cómo nosotros pretendíamos que íbamos a viajar gratis... y era una mierda porque los tipos se sentían estafados, y yo no sabía como hacerles entender que no era así que no había sido nuestra intención estafarlos, que en todo caso era un mal entendido, no se, quizás ellos nunca habían visto gente haciendo autostop, le preguntaba yo a Pampa que hacer, la chica de repetente nos dice "ustedes son idiotas?" en un casi buen español... el señor que conducía se acercaba y se ponía pesado, señalaba la mochila a lo que nosotros le decíamos que no bien rotundo, no iban a tocar nuestras cosas, pero era todo tenso, no sabíamos bien que hacer porque entre la medio vergüenza, la pena de estar discutiendo por un error y el ver que era una familia super humilde, ellos se iban a Paris, escapando de Rumania que habían "grossen catastrofen" según el señor, no había trabajo, nada... de alguna manera yo sentía que nos unían puntos en común, que se yo.. pero claro, ni loco que tocaran nuestras mochilas, ahí estaba la cámara, la compu, el tascam... ni loco le dabamos algo de eso.  Lo miré a Pampa, saqué un termito de él de mi mochila, lindo, le dije, se lo damos? la abuela lo agarró de una, rápida la vieja... después le dimos las monedas que teníamos, 3 euros, y no se... saqué los cigarros, quedaban tres, le di uno a Pampa, otra agarre yo, los prendí y el último con un encendedor viejo se lo dí al señor.  Por suerte el hijo estaba tan incómodo como nosotros con la situación y no se bien que le decía pero sí hacía ademanes de irse... si el se hubiera puesto bravo, ya eran dos contra dos y las cosas sí se podrían haber puesto más violentas... se fueron, el señor llevaba sus ojos inyectados de odio, lo pude ver... y yo me sentí mal porque no quería que nadie me maldiciera, que me tuviera bronca por algo que no había quería hacer, no queríamos timarlo... pero esta vez, Pampa & Julio terminaron siendo más gitanos que los gitanos!.  Pasado los minutos que tardamos en fumar el cigarro, no fuimos a mirar el mapa de la estación de servicio, llegó autito blanco, se bajó el flaco que iba con su novia y nos preguntó donde íbamos, buenísimo.  Nos llevó poco realmente, pero fue una charla super interesante la que tuvimos con él, junto a su novia participaban en una serie de conferencias sobre nueva economía... algo que contrariaba a las viejas tendencias de capital especulativo europeo y mundial, comentamos sobre el pasado, sobre el futuro, etc, yo estaba feliz.  Al bajarnos nos regaló un dvd de las charlas, que les pasaremos la info luego, nos dieron sus contactos y con suerte los volveremos a ver.  Otra estación de servicio con muchos autos y casas de comidas rápida nos esperaba, comimos algo, el Pampa ya estaba mareado y otra vez a hablar con la gente.  Le preguntamos a un pibe jóven cómo salir de ahí, estábamos rumbo oeste, teníamos que ir rumbo sur... así que era una vuelta, no grande, pero que no todos tomaban, Pampa no se había dado cuenta que este muchacho hablaba por teléfono... al terminar, el chico volvió, miró el mapa con notros, y nos dijo que él iba hacia la carretera norte rumbo a las costas de Holanda, que esa era nuestra carretera pero dirección sur.  Vimos en el mapa que no muy lejos de donde estábamos había una gasolinera, y le dije que nos llevara, yo sabía que en Alemania, al tener muchas carreteras que se entrecruzan, no es como Francia que tiene dos principales que van de norte a sur, ahi hay cientos de autovías de alta velicidad que entran en espirales, cruces, etc... y yo recordaba que siempre como una pasa por encima de alguna siempre hay puentes, solo hay que tener cuidado, caminar por el cesped, sin cruzar los parantes que te separan de la ruta y listo, luego siempre hay escaleritas para subir, de ahi se cruza por los puentecitos peatonales, otros son ruta, pero en fin, se podía.  Al llegar al lugar que buscábamos nos dimos cuenta que a 200 metros podíamos cruzar, este chico, llamado Massel, nos despidió muy alegremente, y se fue... pero volvió corriendo y nos trajo de regalo una botella de vino blanco austríaco para que estuvieramos a gusto en la ruta, que lindo gesto che!.  Caminamos, subimos, cruzamos, llegamos a unas casitas, nos metimos en un bosque, encontramos caminito, lo seguimos, bajamos, intentamos un rato, buscamos un lugar donde dormir, esta vez bancas, había una mesa entre banca y banca, así que ahí destapamos el vino y entre charlas y algunos cigarros que nos quedaba fuimos consiliando el sueño, pero otra vez el frío me hizo pasar una noche malísima.  Al levantarnos optamos por pagar 2 euros y meternos en las duchas públicas que hay en estas gasolineras, fue una desición magnánima, me afeité, me di un baño con agua caliente que me recompuso la moral, el ánimo, me sacó el frío, el hambre, el mal humor.... todo.  Así que ese día encaramos limpios y con lindo olor la ruta.  De ahí salimos con una señora, que se nos acercó, pero nos preguntó si podía confiar en nosotros, debería tener 50 años, poco más poco menos... íbamos en un pequeñito carrito, que tuvimos que frenar porque había entrado una abeja y ella se puso loca, nos dijo que era super alérgica y podía morir si la picaba, por suerte este endemoniado bicho salió.  En el camino la charla con Pampa la señora se convencio del amor de chicos que somos.  Ella trabaja en Kenya, Africa y en ese momento iba a dar charla de capacitaciones paras personas de la "ong".  Al bajarnos, no tardamos tanto hasta que con nuestro cartelito que decia Freiburg, encaramos a un muchacho que iba solo, su matrícula llevaba las iniciales FR, y eso significaba Freiburg.  El nos vio y al acercarse Pampa aceptó, iba, como tantos otros a visitar a su novia.  En la próximo estación, pasamos otras largas horas, desanimados, malhumorados, llendo de un lado para otro y nada... finalmente nos paramos frente al restaurant con nuestro cartelito y una señora de 70 años se apiadó de nosotros.  Generalmente no pasa que una mujer sola nos lleve, menos de esa edad, además sólo hablaba alemán, así que el Pampa tuvo que brillar con su palabras adquiridas en sus épocas del Colegio Alemán de Guatemala.  Ella bajó despacito, acomodó las cosas de su carro que iba llenísimo, hasta dos tartas de manzana tenía que le llevaba a sus hijos... yo casi lloro de la emoción de la escena, lamenté tanto no saber alemán para agradecerle, preguntarle cosas, no se.  Pampa le dió un monederito guatemalteco cuando nos bajamos, ojalá lo tenga por mucho tiempo y se recuerde de nosotros.  Esa fue otra noche bajo las estrellas, el frío y el desaliento de no llegar nunca.  Intentamos encarar éstos últimos 150 kilómetros que nos separaban de Zurich con toda la energía, pero pasaban las horas y nadie nos llevaba, otra vez el ritual de moverse hacia un rincón, hacia otro, hablar con la gente... nada, pensé que era bueno para entretenerme hacer un cartelito que decía Basel, que es una ciudad de Suiza pegadita a Zurich, nos cambiamos de lugar, ya habian pasado como 4 horas o más... se acercó un señor y nos preguntó nuestro destino, subimos a una caravana, coche cama, no se, una camionetita grande, cómoda, super bien viajamos esos 90 kilómetros que ya nos adentraron en Suiza.  Este señor da cursos de Kontakt pueden verlo en http://www.alexander-peschko.de en su juventud viajó mucho de esta manera, así que no dudó ni un segundo en ayudarnos.  Ya en Basel la energía subió, lo mismo que el calor, ahora me quejaba del Sol jajaja, averiguamos si podiamos salir de ahí en bus, por si pasaba lo peor, otra noche afuera, a veces estar tan cerca del destino es contraproducente porque la gente que para por ahi pasa la ciudad próxima más cercana para ir más lejos.  Pasó algo más de una hora y un flaco nos llevó, venía en su audio azul, era un auto compartido, lo tenía junto con otros amigos, todos okupas, squats, y el día anterior había estado en un concurso de skate y una gran fiesta, así que se venía durmiendo y para él tenernos en el vehículo para él era una tranquilidad de que el dormirse ya no era un peligro, para nosotros era una bendición, por fin Zurich ya no era un destino lejano e imposible.  Un detalle interesante fue que este vehículo era encendido con dos cables... así como en las películas.  Nos dejó en la esquina de la casa de William, tocamos timbre mil veces y respondió, era domingo, 4 pm, estaban de siesta con su novia.  Nos recibió con besos y abrazos, fue hermoso, esa noche salimos de fiesta porque se festejaba la independencia de Zurich, fue en una montaña, una fiesta algo privada-clandestina, la vista de la ciudad era maravillosa y el atardecer impresionante.  Pampa se quedó a descansar porque al otro día iría hacia Tallin, Estonia, debía recorrer com 2300 kilómetros en tres días, una hazaña total!.  Durante la noche, la fiesta, la adrenalina la confusión del consumo pensé mucho en los días pasados, en las cosas buenas y malas, en la ruta, las aventuras, los amigos, los solidarios desconocidos... Diario Mochilero había realizado su últimos viaje, Pampa & Julio se dividían en dos destinos diferentes por vaya a saber uno cuánto tiempo, la vida está llena de sorpresas que pensar en algo concreto ahora es casi chistoso para mi.  Yo, Julio, ahora escribo desde Galicia, desde Ourense, con un calor fuertecito, con la compañía y el apañamiento de mi amiga Olalla, quien me acogió en su morada para darme cariño y alimento. 
La historia seguirá para estos dos locos aventureros, pero ambos transitando su propio sendero, con esas ganas de vivir la vida que nunca se apaga, con esa búsqueda del infinito de las rutas, hacia adelante, hacia adentro de uno mismo... y siempre, siempre con la compañía en el alma de cada uno de los millones y millones de personas que alguna vez se pusieron la mochila y levantaron los dedos buscando que alguien los ayudara a llegar a algún destino, más allá de nuestras propios miedos y limitaciones...
 
Diario de Viajes

Suecia, Estocolmo

Last Updated on Tuesday, 02 August 2011 02:20

Estocolmo Groove

BY: Julio CATEGORIE: Suecia, Estocolmo

El viaje de Turku a Estocolmo fue lindo, seguramente de esos que la mente recordara por años, y no que algo maravilloso haya pasado, pero esto de cruzar mares en ferrys de 9 pisos no es algo que uno haga periodicamente, mas las islas, las cientos de islas, el viento intenso... la ciudad llendose a los lejos y horas despues, el anochecer, amanecer, luego Estocolmo asomandose en el horizonte... Buscamos dentro del ferry hacernos millonarios jugando a las maquinas del casino, esas que son electronicas, pero se nos fueron nuestros 4 euros apostados sin mayores glorias.

Llegamos a las 7 am a Estocolmo y debiamos esperar a las 8 am que llegara Esteban Masaya a buscarnos, llego puntual, todo un orgullo de la responsabilidad.  Durante dias las pasamos saltando los molinetes de los metros, poniendo un pie y tirando las cositas que te prohiben el paso para un lado para meterse y luego pasar gratis, en otros Esteban ponia su tarjeta, las puertas se abrian y pasabamos los tres juntitos, como trencito, nos reiamos mucho de nuestros pasos apresurados y las miradas de los que venden boletos que nada pueden hacernos, no tienen autoridad para detenerte y multarte.  El primer dia nos fuimos al cumpleaños de un amigo chileno de Esteban, anteriormente nos habiamos encontrado con Sandra, antigua amiga tambien, sueca, que viviera en Guate varios años.  Ella nos llevo a ver un atardecer a un lugar alto, una gran piedra donde muchos se congrebaban en lo mismo, tragos y atardecer, la vista de la ciudad era hermosa, el magenta cubria el rojo de los ladrillos, lo negro de los techos a dos aguas, pintaba de rosado el reflejo en las torres de oro de los palacios, las iglesias y ayuntamientos importantes, el agua tomaba un azul profundo y los veleros parecian deslizarse sobre lava incandescente.  De ahi partimos caminando a la reunion de cumple, era bajo un puente, entre el bosque, que es la ciudad misma tambien, a la orilla del rio.  Quedamos impresionados con Pampa por la cantidad de gente que hablaba español en esta reunion, creo que el 90% o el 100% lo hacian, mas alla de los argentinos, chilenos, ecuatorianos, guatemaltecos, mexicanos, uruguayos, etc que habia ahi, los que no eran latinoamericanos igual hablaban español, asi que fue super interesante poder intercambiar y disfrutar con todos, habia malavares con clavas iluminadas mientras la noche caia y hasta casi se arma una pelea... el motivo: alguien de un grupo cercano tiro una  bolsa con botellas al rio, esto puso loco a varios que comenzaron a increparlo, subian de tono las voces y los movimientos se pusieron medios espasmodicos, parecia que los golpes se venian, pero no llegaron... finalmente aquellos que tiraron las bolsa se fueron, dejando tambien gran cantidad de suciedad a su alrededor, los que se habia enojado, optaron por tirarse al agua, recatar la basura, recoger el resto que habian dejado los malechores en el piso y uno cerro la contienda y la escena con una frase que me movio el piso: "yo mejor me voy a la concha de la lora"... Cristina, sueco-argentina que hablaba conmigo me dijo, "ah no se nota de donde es el flaco no?"... nosotros estallamos de la risa, hasta ese momento para mi era pelea de suecos, por suerte no paso a mayores, la violencia nunca es buena.

Los dias siguientes la pasamos visitando bares, la noche, caminando kilometros con Esteban, compartimos muchos momentos en la casa con el y su compañero de piso, Carlos, mexicano, con el cual las charlas siempre se ponian interesantes.  Las noches de la semana no eran muy movidas en Estocolmo pero tuvimos la oportunidad de poder participar con Esteban de su programa de Global Groove, donde nos hiizo una entrevista y pusimo algo de musiquita.  Tambien tomamos nuestro tiempo para recoger latas y botellas, pero no fue lo mismo que en Finlandia, no rendia mucho.  Hubo una reunion de couchsurfing por el barrio universitario que fue de gran concurrencia, personas de varios lugares, mucha comida, cerveza, vino, Elina que nos recibio de lo mejor, con ella pasamos dos dias a pura comida y charlas, y al volver el domingo a pasar nuestros ultimos dias con Esteban, nos caminamos 12 kilometros para cruzar todo estocolmo desde la universidad, al norte, hasta el sur donde vive Esteban, asi que esta ciudad ya casi la dominabamos por completo.  Partimos un martes desde Estocolmo, el lunes estaba algo malo el clima, asi que luego de dias de recoger latas, tambien le encontre entre la basura un calzado al Pampa que lo andaba necesitando, de caminar y hablar mucho con nuestro gran amigo Esteban, partimos, rumbo a Zurich, por este camino: http://maps.google.com/maps?saddr=Stockholm,+Schweden&daddr=Z%C3%BCrich,+Schweiz&hl=de&ie=UTF8&sll=59.332788,18.064488&sspn=0.247258,0.575409&geocode=FbRYiQMdaKQTASk9q5g0igfYRTF3AI__dNDnng%3BFbPE0gIdcnaCACkZor5JlwuQRzED3B_n8Y1u5g&mra=ls&z=4

La idea era llegar en 3 o 4 dias a mas tardar, pero pasamos 6 dias en la ruta... algo que nunca nos habia pasado, fue un largo viaje, con varias personas interesantes que conocimos, varios dias durmiendo en suelos, bancos y con un frio que nos calo en los huesos... pero en fin, "el destino es un reloj de arena, por un lado te vacia por el otro te llena" (Aztecas Tupro www.aztecastupro.com.ar) el viaje nos hizo conocer gente interesantisima, ya le contare al respecto.  Asi nos fue por Estocolmo, rodeados de chilenos, en los 80 Suecia era un destino seguro para los que querian escapar a los problemas internos de la era Pinochet, otros se fueron porque no tenian otra forma de salvar sus vidas, ahora las otras generaciones crecieron en esta hermosa ciudad escandinava y asi seguimos viendo la presencia latina en esta vieja Europa, que se reformula, se reorganiza, se readapta, se readsorbe a si misma, a sus refugiados, a sus aventureros y exiliados... una vieja Europa que esta entrando en una era de cambios profundos... Habra manifestaciones a Bruselas dentro de poco, veremos que traen.

 
Diario de Viajes

Finlandia

Last Updated on Saturday, 23 July 2011 07:20

El Poder esta en TU mente...

BY: Julio CATEGORIE: Finlandia

En este momento, hoy día mejor dicho, me siento algo cansado, con fiaca, hueva, pereza, en fin… Luego de la noche que pasamos ayer en Helsinki esto no debería ser nada extraño y por supuesto, no lo es.  Comenzó a las 4 pm todo, cuando salimos de nuestro primer y único turno de trabajo en la cafetería de la madre de nuestra anfitriona, y amiga, Jenni.  Ella nos viene hospedando hace una semana, nos iremos el lunes, así que se le suman 2 días a esa semanita.  No solo nos hospeda, se ha dedicado mucho a nosotros, con comida, llamados telefónico a granjas y amigos para conseguirnos trabajo, motivándonos a recoger latas, guardando las que ella toma, las que dejan los clientes en el café y las de plástico que venden ahí mismo, todas para nosotros, para que tengamos nuestro dinerito, pero creo ver en el fondo una actitud que una mujer de 32 años tiene bien clara, el orgullo que un hombre siente al ganarse el dinero con el sudor de su frente.  También es una realidad que no hemos sudado mucho, pero algo si eh!...  Salimos a dar vueltas algunos días porque estábamos con pereza de la pereza de estar en casa tirados comiendo y sin hacer nada, caminamos como cuando algunos dicen “vamos a ver vidrieras”, pero atentos al brillo que las latas nos regalan desde el piso y así fuimos juntando nuestros euritos, suficientes para nuestra comida, la poca que nos deja comprar Jenni, y nuestros vicios, que son todos compartidos con nuestra amiga, su amiga Laura y su hermanita.  Esta semana ha sido de recargar pilas, de recargar la grasa de nuestros estómagos que ya recuperaron los dos o tres kilos que fuimos perdiendo anteriormente.  Jenni vive con su madre, que merece un capítulo aparte, más de uno somas de uno soñaría tener una madre tan buena onda, tan “del palo”, tan “en la onda”, con amigos más jóvenes que su hija a veces, con su amiga que llego de Estocolmo también días atrás cargada de latas de cerveza, de tragos preparados, comida y delicias, las cuales fueron entregadas gentilmente a nosotros para que las gozáramos tanto como ellas lo hacían.  Otra persona quizás les moleste una madre así, que ahora se fue tres días a un festival de Blues en una isla, su mejor amigo es un tatuador y fuma cigarros constantemente, pero para nosotros, fue maravillosa, simplemente porque su Ser Madre siempre estuvo mas allá de todo para con nosotros, siempre atenta, cuidando de que comiéramos, de que estuviéramos cómodos, divertidos, que nos sintiéramos en casa, siempre sonriendo e invitándonos algo.

La mayoría de los días las pasamos en Vaalta, en las afueras de Helsinki, donde no mucho pasa realmente, o no lo vimos, donde llovió más de un día, y nosotros estuvimos mucho en casa solos, mientras las mujeres trabajaban y nosotros nos poníamos al día con los programas de radio, el blog, organizar alguna que otra cosita para el viaje y mandar una buena cantidad de mensajes, emails y demás para organizarnos el último mes y medio, tantito mas, que nos queda por delante.  Pero también fuimos a la capital, un día en auto solo para dar una vuelta, el jueves pasado a una reunión de couchsfurfing, que parecía intrascendente, bueno por lo menos para mí, soy medio escéptico a veces a esas reuniones donde mucho se sientan sin conocerse y tratan de ser amigables, bueno quizás al no ser los europeos en si los mas confianzudos, dados, como decirlo?... extrovertidos, picaros, cómplices o calurosas personas de entrada, porque es sabido que generalmente nosotros como latinos en seguida comenzamos a reírnos, a hablar fuerte, entramos en contacto físico más rápido, en fin… hay de todo igual en todos lados, pero eso… quizás no espero mucha simpatía o confianza de entrada cuando voy a estar reuniones,  pero bueno el alcohol que la gente toma muchas veces va haciendo que todo se relaje y más de una persona termina siendo súper divertida y extrovertida luego de algunos tragos y a veces uno termina disfrutando mucho de esas personas que se abren a uno gracias a esta droga socialmente tan aceptada en nuestras sociedades.  Pero Pampa comenzó a hablar con un chico de Manchester, y la charla se prolongo toda la tarde realmente, había uno pululando por ahí, dando vueltas, otro flaco, resulto ser de Nime y con el también llegamos a buen entendimiento, reímos, intercambiamos palabras, dijimos todo lo que podíamos en francés y finalmente los muchachos intercambiaron teléfonos con Jenni.  Antes de irnos llego un muchacho que fue directo hacia Pampa y le dijo “Alvaro”, nos sorprendimos pero el flaco era un couchsurfing que había estado por Antigua y lo había visto en la página de couch de Antigua  a Pampa, pero nunca se habían conocido personalmente, creo que habían intercambiado mensajes o algo así… Este muchacho parecía algo forzado a agradar, pero quizás fue mi percepción, mi visión, como dije antes ya estábamos casi terminando la reunión, varios se habían ido sin despedirse, con varios ni siquiera nos presentamos, pero había estado todo bien, un gran grupo se había formado y mientras veíamos la “noche” llegar, disfrutábamos cercanos a un lago sobre una grama llena de cigarros apagados el placentero espectáculo de ver como el cielo se iba poniendo magenta y azul oscuro, profundo.  Este muchacho que resulto que trabajaba para una de las agencia de ferry que cruzan todo el báltico, no solo eso, finalmente nos regalo dos pasajes súper económicos, fue una sorpresa total eso, no lo esperábamos ahí, no se… habíamos hablado todo el día con Pampa sobre cómo hacer para cruzar gratis o barato, como hacer para llegar a Estocolmo a ver a nuestro amigo Esteban Masaya, tan cerca estábamos, teníamos que ir por lo menos dos días con él, ver cómo vive, donde esta, que lo rodea, ver su mundo tan lejos de las tierra de los árboles y los volcanes, y llego este man y nos resolvió todo en diez minutos… Yo me había tomado ya la botella de vino tinto que había comprado 3 horas antes, un mix de Malbec (cepa exclusiva de Argentina, cada país productor tiene un tipo de una exclusiva, la nuestra es el Malbec) y Shyrac… tranquilo lo había tomado, comiendo maní, fumando unos cigarros, así que la tarde había pasado bien y bien acompañado.  Pero al momento que me doy cuenta de todo esto que estaba pasando, porque claro hablaban en ingles y todo eso… yo tuve como una sensación de alegría, de sorpresa que no había tenido hace tiempo, esa sensación de decir “guauuu gracias Cosmos por esto”, esa cosa que uno suele olvidar de que cuando uno se focaliza, pide, desea… llega, parece ridículo, parece mentira, parece no se demagogo, pero así pasa con las cosas que uno pide, cuando uno está poniendo toda su concentración en eso, simplemente pasa, el Universo se encarga de demostrarnos que nuestros pensamientos, nuestra energía es más importante y sagrada de lo que nos han enseñado, porque lamentablemente vivimos en sociedades donde vemos no se… te enseñan ingles desde los 4 años pero nunca te enseñan algo como “amor 1” o “concentración y  atracción” y esto vale claro, para todas las sociedades occidentales, sean “Del Primer Mundo” o “En vías de Desarrollo” o “Tercermundista”… me tomo el atrevimiento de la comillas porque no se… son términos que si no los tomo “relativamente” siento que pueden empaparme de sus significados políticos/sociales y por lo tanto de sus pesos valorativos políticos/sociales.  Pero en fin quien me conoce sabe que a consciencia de clases está presente en cada una de mis palabras, pensamientos y razonamientos, por suerte mi Ser que no está en la cabeza, siempre busca escapar a todo, pero no por eso me convierto en ciego, idiota, seguidor de rebaños y mucho menos un tipo al cual la realidad, lo político y lo social no le importe… creo que ese es el peor de los males en esta sociedad occidental en la que moramos.

En fin… me fui para el otro costado, pero me gustaría que no olvidaran, que pensaran o sintieran sobre lo del Universo, sus pensamientos, sus deseos y el Poder, P O D E R de atracción que todos tenemos dentro, unos son más conscientes y otros menos, pero todos los tenemos, llena tu mente de cosas feas y lo feo bien, llenala de cosas lindas y “Wala”!  Tómense su tiempo, tarden minutos, días, semanas, meses, años o décadas… pero todos deben darse cuenta de ese Universo de cosas lindas que hay dentro de cada uno de nosotros y de las hermosas posibilidades que nos brinda al compartirlo con el otro, hermano o no. 

Finalmente ayer volvimos a Helsinki, como decía, después de nuestro primer turno de 6 horas, y por ahora único, trabajando en el bar de la mama de Jenni, salimos con su hermanita a tomarnos algo, que fueron dos, luego a la casa donde nuestra amiga había estado descansando porque la noche anterior un dolor de muelas no se lo había permitido, ahí nos pusimos a escuchar música, destapar latas y botellas, esperar que llegara Laura y luego irnos en bondi, bus, camioneta a Helsinki, nos apropicuarnos en un parque con nuestra botellas y en el supuesto barrio más peligroso comenzamos nuestra diversión, finalmente los chicos de couch, el ingles y el francés llegaron, si, no había sido casualidad que termináramos enviándonos mensajes, ahí nos sentamos todos a compartir lo que teníamos, a seguir riendo, a estallar de la risa con un señor borracho de cómo 1.95 metros que llego, grandote, profundo, con su piel roja del alcohol imagino, sus pelos largos atado con una colita tipo caballo, canoso, sin dientes en su parte superior de la boca, su mochila, de donde luego sacara una botella de vodka y una risa y animo interminable, se rio, intento y hablo ingles, hizo chistes, no paro de hacer gestos, hablar no se en que, porque a veces las chicas no le entendían, su voz era cavernosa, de ultratumba, pero su risa y sus gestos, sus ojos medio cerrados y su lengua saliendo de su boca nos invitaron a sentirnos cómodos y no temerle, lamentamos mil veces no haber salido con el Tascam ni con la cámara de video, hubiera sido algo fenomenal para registrar.  Era un Papa Noel… de los que queres y temes al mismo tiempo, cuando empezamos a caminar se tiro de lado y se quedo dormido en la grama, un minuto después otro señor que habita las calles de Helsinki se sentó a su lado y nuestro amigo se reincorporo para seguir acompañado.  El resto de la noche fue diversión en un bar, nicaragüenses que se portaron como duques conmigo, grandes personas que compartieron conmigo y me hicieron conocer algunos rincones cercanos desde donde uno podía ver y estar alerta por la presencia de cualquier oficial que quisiera empañar un ancestral y sagrado momento que es el compartir, que une gente, que deja recuerdos imborrables y destruye cualquier prejuicio o miedo.  Había también españoles, hispanohablantes que eran de Finlandia y un sinfín de entretenimientos en la calle y en el bar, inclusive apareció el francés que se había ido antes a encontrarse con la chica que lo iba a hospedar esa noche vía coursurfing, el ingles también partió con diferente rumbo pero similar destino antes de irnos del Parque.  Ahora estamos todos con los nombres de todos para agregarnos en esta agenda infinita que es la web y sus páginas virtuales.   Volvimos tarde, a las risas incontrolables, por lo menos para mí y en taxi, lejos, menos mal que las chicas quería volver en taxi, yo estaba loco con ver Argentina vs Uruguay para los cuartos de finales de la Copa América, hoy pienso en por qué carajo tengo que estar tan ilusionado con el futbol, pero sé que es muchas veces la excusa para que un país como el mío festeje, para que los extraños se abracen en la cancha al gritar un gol, para que los amigos compartan y para que una Nación, a veces, pueda tener una pequeña revancha en su alicaído orgullo colectivo… más o menos como otras excusas que vamos encontrando para sentirnos vivos, acompañados, queridos, mágicos, Dioses y Sagrados… simplemente Humanos…

 

Categorias

Follow Us

Publicidad